Mendeley es un potente gestor bibliográfico para Windows, Linux e iOS
Mendeley es un potente gestor bibliográfico para Windows, Linux e iOS

A la hora de redactar un trabajo escolar, o en el momento en que tenemos que hacer una redacción seria para otros espacios, siempre conviene saber las normas de citación y así evitar que nos acusen de plagio.

Citar es fundamental para la realización de trabajos válidos, aunque no se trata de poner entrecomillado todo lo que se nos ocurra, sin hacer aporte alguno.

De esta forma —más allá del plagio, la cita y todo lo demás—, existen herramientas informáticas que nos permiten realizar todo esto de manera correcta y automática, sin tener que pensar: «¿Iba entre comillas, o con cursiva?» «Si es de una revista, ¿cómo pongo el Volumen?» entre otras preguntas que atentan contra la integridad y limpieza de nuestro trabajo —así como nuestra integridad mental—.

Estas herramientas no son otras que los gestores bibliográficos, que se encargan de ordenar, catalogar y mantener disponibles para nosotros todos los documentos de consulta como una hábil bibliotecaria —o bibliotecario— digital.

Entre los que he podido utilizar —EndNote, Zotero y Mendeley— les recomendaré prioritariamente el trabajo con Mendeley, ya sea en su versión online o la de escritorio.

En su versión 1.10.1, Mendeley es un potente gestor bibliográfico que además de ordenar nuestros materiales de consulta posee un lector de PDF optimizado e integrado al programa, lo que nos evita tener abrir los documentos uno a uno en otra ventana.

Asimismo, posee navegación en pestañas y permite marcar, agregar notas y copiar con alta fidelidad de los documentos en PDF. La optimización de Mendeley lo ha llevado a incluso utilizar la tecnología de Google Books, es decir, que puede buscar no solo en PDFs de texto, sino que permite encontrar palabras en documentos realizados a base de fotografías.

Por otra parte, Mendeley almacena los documentos en la nube, lo que permite consultarlos desde cualquier lugar con Internet; y posee una amplia biblioteca de artículos científicos que, de no aparecer gratuitamente, te posibilita buscarlo en otros sitios para su acceso.

El plugin para Word y Libre Office es sin dudas una de las ventajas del programa, pues permite citar mientras se escribe con slo presionar Alt+M (en Word) y buscar en el catálogo sin necesidad de desplazamiento a la ventana principal de Mendeley.

Además, Mendeley ofrece sus versiones tanto para Windows como para Linux e iOS y posee cientos de estilos de citación que van desde APA hasta Vancouver, con plugins adicionales para instalarle otros estilos.

Una aclaración final para que no sufran amargamente como yo: si Mendeley falla en su plugin para Microsoft Office ¡¡¡desinstalen EndNote!!! Esa es la solución al error de automatización que tan molestamente evita que hagamos un documento en regla.

Si, por otra parte, deseas instalarlo offline, una vez que te bajes el instalador más reciente debes instalar una versión vieja. La abres, y encima de esa instalas la más reciente.

Espero que este post los ayude a ser mejores estudiantes o investigadores. Y no plagien que eso esta feo. Mejor es citar.