windows8_2154096bAunque no soy muy fanático de Windows y su pandilla, realmente su nivel de penetración en todo el mundo es tan gigantesco, que a veces no queda más remedio que sumarse a su negociazo.

Sin embargo, no quiero hablar de cómo nos monopoliza la compañía fundada por Bill Gates, sino del más reciente juguetito: Windows 8 y toda la revolución que ha generado.

Hace cerca de tres meses que llevo utilizando una versión de Windows 8 que no tengo, sinceramente, la menor idea de cuál es. Lo que si puedo aplaudir es que por fin Microsoft se ha dado cuenta de que el público moderno quiere más con menos.

Por ahí se comenta que Windopws 8 es muy complicado para los usuarios corrientes y debo decir que, desde mi óptica, se ha simplificado el proceso de interacción con la PC.

El gran problema es que desde hace 20 años casi, Windows nos ha ido introduciendo en su mundo muy bien pensado y esta reciente versión del sistema operativo viene a crear un ruido en el sistema.

Acostumbrados estábamos al botón de inicio, y con este estilo visual titulado Metro, el anterior era Aero, no lo encontramos por ninguna parte. No es tan así, la verdad, porque si se acerca el puntero al lugar donde debería estar la bandera de Windows aparece una especie de vista en miniatura que podemos clickear y automáticamente nos llevará a la pantalla de inicio.

Esta es la primera vez que un sistema operativo tradicional en aparatos de escritorio se piensa desde la óptica del dispositivo móvil. Estamos acostumbrados a que Android o iOS sean exclusivos de la telefonía, aunque tengan sus réplicas en los aparatos fijos, sin embargo este Windows 8 fue pensado principalmente para móviles y, en segunda opción, PC de escritorio.

El rediseño de Windows posee elementos gráficos más amables que otras versiones. La eliminación del 3D y el efecto Glass presente en la anetrior entrega de Microsoft ahora se visiona como elementos planos y sencillos, semitransparentes.

Algo muy interesante es cómo la barra de lo que antes llamábamos Inicio cambia de color en combinación con nuestro fonodo de escritorio, para mí un sueño hecho realidad.😀

En cuanto a velocidad, poseo una netbook de 1Gb de memoria RAM, procesador de 1.66 y tarjeta gráfica de 256 y les aseguro que trabaja mucho más rápido que con cualquier sistema, incluso que con Windows XP.

La optimización del encendido y apagado es también sorprendente y las aplicaciones son maravillosas, aunque, para variar, están prohibidas para determinados países.

Tal vez un hecho que molesta es que los creadores de este sistema decidieron que las aplicaciones tenían que abrirse solo en configuraciones de pantalla a partir de 1024×768, elemento que atenta contra las pequeñas laptops, netbooks y notebooks.

¿La solución? Sencilla:

  • Presiona botón Windows+R
  • Escribe regedit
  • En regedit dale Buscar y escribe Display1_DownScalingSupported
  • Haces doble clic y donde dice “Información de valor” sustituyes el 0 por un 1.
  • Reinicias y ya podrás cambiar la configuración de tu pantalla para abrir las aplicaciones

De esta forma, y como recomendación final, no tengas miedo. Cambia tu sistema operativo a Windows 8, que además posee gestores de copia y eliminación de archivos muy intuitivos y eficaces.

Con las aplicaciones de escritorio tendrás acceso a lo que acontece ahora mismo en todo el mundo, noticias, calendario, correo electrónico y una muy buena versión de Internet Explorer.

Eso sí. Windows 8 no trae Solitario😉