BEIJING (AP) Cinco personas en el centro de China fueron acusadas de tráfico ilegal de órganos después de que un adolescente vendiera uno de sus riñones para ganar dinero a fin de comprarse un iPhone y una iPad, dijeron las autoridades.

Los fiscales en la ciudad de Chenzhou acusaron a los implicados de lesiones intencionales por organizar la extracción del órgano a un estudiante de secundaria de 17 años y de apellido Wang, de acuerdo con la Agencia de Noticias Xinhua.

El riñón sería canalizado para un trasplante, según las autoridades.

Los acusados incluyen a un cirujano, el contratista de un hospital e intermediarios que buscaban a los donantes por internet y que habían alquilado un quirófano para efectuar la extracción del riñón, de acuerdo con el despacho que Xinhua difundió la noche del viernes.

Según la agencia, alrededor de millón y medio de personas en China necesitan trasplantes, pero apenas 10.000 de éstos se efectúan cada año, lo cual alienta el tráfico ilegal de órganos.