Parece bastante obvio que sugiera WordPress, puesto que justamente este blog se encuentra en ese dominio. Pero mi sugerencia va más allá de lo que ven…

Las razones por las que utilizo WordPress son sencillas: me enamoré de su interfaz. Cuando fundé mi primer blog recuerdo que Google rápidamente me envió a su servicio de blogger. Nada mal, pero las bitácoras de esa plataforma que había visto hasta el instante tenían unas plantillas bastante poco estéticas. En cambio, WordPress presentaba un muy buen gusto en lo que a visualidad se refiere, y me enamoré más cuando me percaté de que en este servicio me hallaba fuera de las posibles telarañas de restricciones hacia mi país (Cuba) que Google posee.

Las ventajas de WordPress son muchísimas, y no me atrevo a hacer comparaciones, solo a enumerar aquellas cualidades positivas o negativas que encuentro en el servicio de blogging que utilizo.

Primeramente, como digo desde el principio, WordPress cuenta con una galería de temas que incluye gran cantidad de opciones gratuitas que destacan por su contenido funcional y artístico. Además, posee versiones en varios idiomas y tiene programas para ser editado en smartphones como iPhone y Blackberry y en otros aparatos como los iPad.

También podemos actualizar nuestro blog mediante correo electrónico, una ventaja para aquellos que no tienen acceso pleno a la red o que poseen correos electrónicos como único servicio en casa.

Mediante Akismet, WordPress modera tus comentarios y elimina los spam, que tanto dificultarían el control de los comentarios en nuestra bitácora y los temas poseen widgets que permiten personalizar la visualización de los usuarios mediante la adición de cuadros de búsqueda, nubes de etiquetas, los post más leídos y la cantidad de visitas. Y sobre esto último, el panel estadístico es bastante completo: incluye visitas provenientes de buscadores, términos de búsqueda yla URLde cualquier otra fuente de tráfico.

En la parte de socializar los contenidos, la plataforma tiene la opción “Publicítate” que permite integrar tu cuenta con la de Facebook (ya sea tu perfil o tu página), la de Twitter y hasta Google +. Incluso podríamos decir que WordPress se ha convertido en una especie de red social, pues ahora con tu sesión iniciada pudes pasear por la blogosfera del dominio y hacer comentarios, dar me gusta, Seguir a otros blog y hasta Re-Blog, o sea, publicar directamente en tu bitácora contenido de otra (incluye la cita al lugar original donde estaba la información).

Y algo mejor: en caso de que quieras migrar desde otra plataforma es muy fácil importar todo tu contenido a WordPress, comentarios incluidos, desde live Space, Blogger y la mayor parte de las plataformas de bloggers más populares.

Una característica más reciente es una barra lateral que aparece después de publicado tu post. Lo interesante es que te pone metas: “Your next goal are 10 post” y  les confieso que dan ganas de escribir.

Sobre los buscadores, he leído en más de un sitio que Google está enmorado de WordPress. Es decir, con un blog en WordPress, y utilizando el sistema de etiquetas que tan gentilmente la plataforma nos pone a la vista puedes estar seguro que tendrás ventaja sobre otros sistemas.

También permite tener más de un usuario, y recibirlos en calidad de colaboradores para que tú, como administrador del blog, permitas la publicación o no de los contenidos, los corrijas, elijas la imagen que lo acompaña, insertes un video…

Otra conveniente ventaja es que WordPress se basa en el sistema WYSIWYG, What You See Is What You Get, o sea ves el trabajo como quedará terminado. Además, permite que los post aparezcan en la fecha que deseas o pueden hacerlo de manera pública, privada o con contraseña.

Sobre esto último, quisiera contarles una experiencia que puede hacer más interactivo el intercambio con los lectores: hice un concurso mediante Facebook y solo los que adivinaron la respuesta podían entrar a leer el post como premio (la respuesta era la contraseña).

En fin, que si quieres un blog usa WordPress, está altamente recomendado.